La relatividad de los puntos de vista

Compartimos aquí una historia que ilustra muy bien nuestras dificultades para percibir la realidad tal y como es, ya que cada uno de nosotros está condicionado por su punto de vista, adquirido a lo largo del tiempo, a través de nuestra experiencia y de nuestras reacciones a nuestra experiencia. Esperamos que os guste. Es una historia india.

Un maestro espiritual enseñaba desde hacía años a varios discípulos, de los cuales, cuatro eran ciegos.

Estos cuatro discípulos eran muy meticulosos y seguían escrupulosamente las enseñanzas de su maestro.

Hacía ya muchos años que la situación persistía y los cuatro discípulos empezaban a preguntarse si un día llegarían, por fin, a la iluminación prometida.

Se reunieron pues para intercambiar sus preocupaciones, y decidieron que debían entrevistarse con el maestro y hablarle con franqueza. Fueron a ponerse a los pies del maestro, y allí, osaron formular la pregunta:

-Maestro, seguimos fielmente tus enseñanzas desde hace años. ¿Cuándo alcanzaremos la iluminación? Deberíamos estar ya preparados, ¿no lo crees así?

El maestro miró unos instantes a los cuatro, luego pareció tomar una decisión.

-Muy bien- les dijo-, veo que vuestro deseo de entrar en unión con la Madre Divina es muy grande. Así, voy a daros, a partir de hoy, una posibilidad de demostrar vuestra capacidad para recibir sublimes energías.

Al oír estas palabras, los discípulos rebosaron de alegría, pero por supuesto, esperaban una dura prueba.

– ¿Estáis listos?- les preguntó el maestro.

– Sí, ciertamente- respondieron a coro los discípulos-. Dínos qué hay que hacer, y lo haremos.

– En el bosque vecino hay un claro, y en este claro, hay un elefante. Vais a ir al claro. Sé que nunca habéis visto un elefante, puesto que sois ciegos de nacimiento. Pero vais a entrar en contacto con el elefante con la ayuda de los sentidos que os son disponibles y dentro de una hora volveréis y cada uno me hará una descripción del elefante. En marcha.

ElefanteLos discípulos quedaron muy sorprendidos; la prueba era simple y ridícula. Pensaron que después de muchos años de estudios con el maestro, ya estaban preparados. Esto no era más que una formalidad.

Se marcharon pues alegremente al claro, y allí, cada uno entró en contacto con el elefante. El primero cogió la cola. Entonces pensó: “Un elefante vive en el aire. Es redondo y largo, y se termina con un mechoncito de pelos. Muy bien, ya sé lo que es un elefante.” El segundo, cogió la pata, la palpó con sus manos. Pensó: “Un elefante es grande y rugoso como un árbol, tiene una piel espesa y llena de pliegues, vive en la tierra. Muy bien, ya sé lo que es un elefante.” El tercero cogió la trompa, y tuvo su experiencia del elefante, al igual que el cuarto que tocó la oreja. Muy felices, seguros de ellos mismos, y charlando alegremente, volvieron al Maestro a la hora prevista.

Entonces el Maestro les preguntó:

– ¿Quién puede decirme qué es un elefante?

El primero, no pudiendo contener su dicha, le dijo sin esperar:

– Maestro, un elefante vive en el aire. Es redondo y largo, muy suave, y se termina con un mechoncito de pelos.

– En absoluto- replicó rápidamente el segundo-, un elefante es grande y rugoso como un árbol, tiene la piel arrugada y vive en la tierra.

– ¡Por supuesto que no!- gritó el tercero-. Voy a deciros, Maestro, qué es un elefante.

Y empezó a describir la trompa. Antes de que hubiera terminado la descripción, el cuarto, que no podía contener su impaciencia, le interrumpió para dar su propia descripción del elefante, o sea, la oreja. Pero no pudo terminar porque los otros tres protestaron, defendiendo cada uno su propia percepción, y así empezó una gran disputa. El Maestro les dejó pelearse un momento y luego, como la disputa no se acababa, rogó silencio para decirles que la iluminación, en definitiva, no era para hoy…

 

Publicado el enero 8, 2013 en Entrenamiento personal y directivo, Para reflexionar y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: