Lo que de verdad importa…

Artículo redactado para el blog de la red de expertos Avalon.

Mucho se habla ahora y se escribe, sobre todo aquello que debe saber y debe cumplir el emprendedor.

Sobre toda la formación que le falta, y sobre todo lo que valoran los inversores. Sobre todas las cualidades y todas las competencias que, aparentemente, nos faltan, y que podemos suplir gracias a una cantidad creciente de servicios de formación y de entrenamiento.

Sin embargo, hay algo esencial que falta, o al menos, no lo veo a primera vista, y es una reflexión sobre lo que de verdad importa.

Desde mi punto de vista, lo que de verdad importa, es si se añade valor al mercado, y si el mercado está dispuesto a pagar por ese valor.

Sin eso, no hay nada. Sin posibilidad de ventas, no hay nada.

Ya podremos habernos entrenado en hacer el mejor “elevator pitch” o ser el mejor “storyteller” emprendedor, que como no vendamos, todo eso no nos servirá de nada.

Es imprescindible, por nuestra propia supervivencia, entrenarnos en escuchar. Al mercado y sus necesidades. A su disposición a pagar por la satisfacción de esas necesidades, y a qué precio.

Y luego ver, si nosotros podemos ofrecer valor ahí, y a ese precio. Y si a ese precio, podemos levantar una empresa que genere caja.

Habiendo identificado eso, necesitaremos entrenarnos en ver cómo podemos ganar cuota en ese mercado, y para eso, vuelve a ser imprescindible, entrenarse en escuchar. En detectar las tendencias, los cambios de necesidades, los cambios de disposición a pagar.

Y para escuchar, es necesario tener canales abiertos. Es necesario estar callado. Es necesario observar. Es necesario posicionar un mensaje determinado. Y ese mensaje determinado es cada vez menos “mira qué bueno soy” y cada vez más “te he escuchado, te veo, y te puedo ayudar”

La sociedad va cambiando hacia una sociedad sin intermediarios, o con los intermediarios justos y necesarios para que pueda existir regulación. En esa sociedad, sobrevive el que es capaz de entender el valor que puede aportar, e identifica el nicho de mercado al que ese valor le sirve.

Desde mi punto de vista, eso es lo que de verdad, y cada vez más, importa.

Dejémonos de oír cantos de sirenas, y entrenémonos a fondo en escucharnos a nosotros mismos, para identificar nuestro talento y nuestro valor, y entrenémonos a fondo también en escuchar al mercado, sus tendencias, y las necesidades que pueden satisfacerse con un valor como el nuestro.

Todo lo demás, desde mi punto de vista, al menos en los momentos iniciales, está de más.

¿O quizá no?

Publicado el junio 11, 2013 en Entrenamiento personal y directivo, Para reflexionar y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: