El SEPA y el criterio de caja del IVA

El jueves pasado estuvimos en una jornada informativa sobre el SEPA y el criterio de caja del IVA, en la sede de CEPYME, en Madrid.

El objetivo de la jornada era informar sobre qué es el SEPA, qué impacto puede tener en la pequeña y mediana empresa, a qué estamos obligadas las pymes y autónomos, y cómo se puede afrontar el cambio que supone. Con el mismo objetivo se planteaba la conferencia sobre el criterio de caja del IVA.

Por su interés, recogemos aquí los puntos que consideramos más importantes en cuanto a los dos temas:

1.- SEPA (Single Euro Payments Area).- Zona única de pago en Euros.

SEPA es una metodología que permite un sistema común de pagos para todas aquellas empresas, autónomos y ciudadanos de a pie que se encuentran dentro del marco de la Unión Europea. Todas las operaciones, en euros, realizadas dentro de este marco, estarán sujetas a un conjunto de reglas y condiciones homogéneas. El marco geográfico es el de la Unión Europea más Islandia, Liechtenstein, Mónaco, Noruega y Suiza. En total, 33 países.

La fecha límite para la adaptación de todos los sistemas al sistema SEPA es febrero de 2014, aunque hay una serie de cuestiones transitorias todavía, que admiten un marco temporal más relajado, hasta octubre de  2016.

Fundamentalmente afecta a las operaciones de transferencias y adeudos domiciliados, y consecuentemente, puede tener repercusiones en casi todos los departamentos de una empresa,sobre todo, en la gestión de la tesorería, los sistemas, comercial y jurídico, y RRHH.

Las cuestiones básicas que cambian son las siguientes:

1.- El único identificador de un beneficiario es la cuenta, que además, pasa de estar en código CCC a código IBAN.

2.- Gastos compartidos entre emisor y receptor.

3.- Fecha de abono: más 1 día laborable.

4.- Procedimiento para recuperar pagos erróneos. Además, es necesario que el proveedor que domicilia pagos, guarde la correspondiente autorización por escrito de la autorización correspondiente.

5.- Formatos específicos de intercambio de información hacia los que hay que migrar antes de febrero de 2014 para aquellos cuyas operaciones sean gestionadas a través de sistemas informáticos.

6.- Es necesario pedir el IBAN correspondiente a nuestra cuenta bancaria, ya que a partir de febrero, ése será el único identificador para la realización de transferencias y domiciliaciones.

Para más información, se puede consultar la siguiente página web: http://www.sepaesp.es/sepa/es/

2.- Criterio de caja del IVA

Entra en vigor el 1 de enero de 2014. Básicamente, ofrece una alternativa al método del devengo del IVA, que es el que hasta ahora se ha estado utilizando. Así, una empresa, tendrá dos alternativas para el tratamiento del IVA: a) Devengo; b) Caja.

El acogimiento al criterio de caja es voluntario, siempre que se cumplan dos condiciones: a) El volumen de las operaciones es inferior a 2,0 millones de euros y, b) los cobros en efectivo de un mismo destinatario no superan los 100.000 euros.

Si se decide acogerse a esta alternativa, la empresa lo tiene que comunicar antes del 31 de diciembre, mediante declaración censal a Hacienda. Entonces, todas sus operaciones quedarán sujetas a esta alternativa, excepto si realiza alguna operación de actividades exentas.

El que una empresa se acoja a esta alternativa afecta, tanto a la empresa, como a sus proveedores y clientes, independientemente de que éstos estén acogidos o no a esta alternativa, ya que es necesario tratar de forma diferente las facturas correspondientes.

Este tratamiento diferente básicamente obliga a dar más información, ya que obliga a acreditar el momento del cobro, del pago, y la modalidad de los mismos. Esto tiene su efecto en el libro registro de facturas y en la cuenta 347, que incluirá importes por devengo, e importes por criterio de caja.

La diferencia fundamental entre las dos alternativas, aparte del tratamiento diferente, es el período temporal en el que se produce el devengo del IVA. Si se escoge el criterio de caja, el devengo se produce en la fecha de cobro total o parcial, o si éste no se ha producido el 31 de diciembre del año posterior a la emisión de la factura.

De igual modo, la deducción de las cuotas soportadas se hace en fecha de pago total o parcial, o al igual que ocurre con el devengo, si éste no se ha producido el 31 de diciembre del año posterior a la recepción de la factura.

Además, las facturas de las operaciones acogidas al régimen especial del criterio de caja deberán emitirse en el momento de su realización, excepto cuando el destinatario sea un empresario o profesional que actúe como tal, en cuyo caso la expedición deberá realizarse antes del día 16 del mes siguiente a aquel en que se hayan realizado la operación.

Para más información, se puede consultar el Real Decreto 828/2013 de 25 de octubre

A nosotros nos parece bastante interesante esta nueva posibilidad, ya que puede ayudar a que se reduzcan los plazos de cobro y de pago de las facturas, al igual que a los plazos de emisión de las mismas. De todas maneras, es necesario pensar y reflexionar en cada caso sobre qué criterio es más conveniente.

Publicado el noviembre 26, 2013 en Consultoría y gestión y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: