Archivo del sitio

Modelos financieros para financiar proyectos PPP

Ayer participamos en una videoconferencia on-line en la sede de Structuralia. El objetivo era hablar sobre financiación de proyectos PPP, en concreto, dar una serie de ideas generales, que sirvieran de barniz para aquellas personas que no tienen mucha relación con este ámbito de conocimiento concreto.

Aprovechamos también para mencionar algunos proyectos PPP curiosos, ya que se suelen asociar estos proyectos, a proyectos de infraestructuras de transporte, cuando lo que pasa en la realidad, es que hay miles de proyectos PPP en el mundo que no tienen nada que ver con transporte.

Imagen1Como resumen de lo que mencionamos ayer, exponemos los siguientes diez puntos:

1.-  Se presentaron proyectos de infraestructuras sociales realizados en formato PPP en distintas partes del mundo:

1.1.- La Ciudad de la Educación de Bután.

1.2.- La estación de autobuses de Ávila.

1.3.- El aeropuerto Queen Alia en Jordania.

1.4.- El centro de convenciones de Potosí en México.

1.5.- El hospital Inkosi Albert en Sudáfrica.

1.6.- El lodge de la comunidad de Covane en Mozambique.

1.7.- La reserva natural de Daan Viljoen en Namibia.

1.8.- La ciudad de la justicia de Barcelona y L’Hospitalet de Llobregat: http://www.ciutatdelajusticia.com/

1.9.- El Parque de Valdebebas, en Madrid. Financiación estructurada: http://www.valdebebas.es/

2.- Se explicó  en qué consiste un modelo financiero para un proyecto PPP: básicamente es una hoja de cálculo que se corresponde con el plan de negocio asociado al proyecto. Este plan de negocio se formula para todos y cada uno de los años de vida del proyecto, y su formulación básica debe incluir la cuenta de resultados, el balance de situación y el flujo de caja.

3.- El objetivo a la hora de construir un modelo financiero es encontrar la estructura de financiación adecuada que puede soportar el proyecto. Este soporte se traduce en que el proyecto debe arrojar una TIR de accionista suficientemente atractiva para la iniciativa privada, al mismo tiempo que es capaz de pagar los gastos financieros y la deuda adquirida para la realización del proyecto.

4.- Aparte de formular los estados financieros básicos, el modelo financiero debe contar con una serie de hipótesis, que se pueden clasificar en: hipótesis temporales, financieras, macroeconómicas, de funcionamiento, y técnicas.

5.- También es necesario formular análisis de sensibilidad en el modelo para ver si el proyecto PPP es robusto o no. Que un proyecto sea robusto quiere decir que, alteraciones poco significativas de las variables claves del mismo (típicamente ingresos, gastos, tipo de interés, inflación, e inversión) no conllevan alteraciones significativas de la TIR del accionista, ni de los plazos y cuotas del pago de la deuda.

6.- Es importante tener claro cuál es el mecanismo de remuneración del accionista, o lo que es lo mismo, cómo se reparten los dividendos. Es obligado en este aspecto seguir la legislación vigente y el contrato de financiación. En España, la legislación vigente para este tema es la Ley de Sociedades de Capital.

7.- Una vez construido el modelo financiero, éste nos sirve, entre otras cosas, para:

7.1.- Herramienta de análisis de lo interesante o poco interesante que es el proyecto.

7.2.- Para diseñar la estrategia de licitación.

7.3.- Para estructurar la operación financiera. Es el objetivo básico, como hemos mencionado anteriormente.

7.4.- Para saber qué tipo de proyecto vamos a tener que gestionar.

7.5.- Como base para el cuadro de mandos de la empresa gestora del proyecto.

7.6.- Es un documento contractual. Fija el régimen económico-financiero del contrato asociado al proyecto PPP.

8.- Como suele ocurrir con todo modelo, es importante el uso del sentido común. El papel lo aguanta todo. La realidad no.

9.- El parámetro básico que necesita un proyecto PPP para poder financiarse es caja. Ni ingresos, ni gastos. Caja. Caja en cantidad suficiente, estable, y creciente en el tiempo. Sin eso, no hay posibilidad de estructurar una financiación razonable y que haga viable el proyecto.

10.- Para que exista caja suficiente, estable y creciente, es obligado dedicar tiempo y esfuerzos a conseguir una buena estructura de proyecto. Hay que ver si es necesario, si es razonable hacerlo en formato PPP, y si se es capaz de diseñar las condiciones contractuales adecuadas que hagan posible la existencia de esa caja. Sin eso, el proyecto PPP no existe. Y si se realiza, será un proyecto abocado al fracaso.

Dejamos aquí en enlace a la presentación utilizada: Videoconferencia modelos de financiación PPP

Reflexionando sobre la cara B de las iniciativas Público Privadas

Ayer terminamos un nuevo curso sobre Asociaciones Público Privadas, también conocidas como PPP o 3P.

En esta ocasión, aparte de intentar generar un espacio de diálogo y reflexión sobre el tema, quisimos hacer especial hincapié en la cara B de este tipo de iniciativas, ya que conforme se va avanzando en experiencia en este campo, la realidad va arrojando datos, muchas veces crueles y sangrantes, sobre sus consecuencias negativas.

Como resumen de lo expuesto en esta ocasión, podemos destacar los siguientes puntos:

1.- La planificación de infraestructuras y servicios es una responsabilidad de la Administración. Esto conlleva el análisis de las necesidades reales, y de la forma de poder satisfacerlas, con eficiencia, eficacia y mínimo impacto financiero en las cuentas públicas.

2.- Los PPP son uno de los mecanismos de los que dispone la Administración para poder diseñar, construir, financiar, explotar, operar, y mantener las infraestructuras y servicios necesarios.

3.- Ni son la única opción, ni son siempre válidos.

4.- Una decisión errónea en la forma de estructurar un sistema PPP causa unas consecuencias económicas y financieras tremendas para la Administración responsable, y por tanto, para la sociedad en general.

5.- Si esa decisión errónea se replica por sistema, como ha sido el caso en muchas ocasiones en España, las consecuencias son catastróficas, inhabilitando Administraciones enteras durante decenas de años.

6.- La responsabilidad última en cualquiera de estos sistemas la ostenta la Administración. Es obligada su labor de vigilancia y control en todo momento. Es obligada su evaluación de las ofertas presentadas. Es obligada su intervención cuando se detecta que la gestión no es adecuada.

7.- Se habló de las nuevas tendencias en financiación de proyectos, crecientes gracias al fenómeno crowd. Se debatieron oportunidades y dificultades del crowdfunding y del crowdlending, y qué posibilidades podrían tener a la hora de erigirse como fuentes alternativas de financiación de infraestructuras y servicios.

8.- Se debatió sobre la necesidad de realizar estudios de viabilidad en profundidad, determinando obligadamente una estructura de proyecto razonable, y consistente con la realidad de las necesidades existentes, y de su previsible evolución.

9.- Se analizaron los incrementos de coste financiero que conlleva el montaje de una estructura financiera típica en este tipo de proyectos, incrementos que generan rentabilidad en el mercado financiero, y que conllevan, muchas veces, a la inhabilitación del proyecto para que genere la caja suficiente para pagar la deuda de esa estructura financiera.

10.- Se dejó constancia de la importancia de unos pliegos de concurso hechos “ad hoc” para cada proyecto, y se analizó, a través de casos reales, cómo una mala estructuración de esos pliegos, puede inhabilitar completamente la viabilidad del proyecto.

11.- Se reflexionó sobre la idea de una oficina única oficial en cada país dedicada exclusivamente al estudio de la razonabilidad e idoneidad de estos sistemas, con un énfasis especial en la evaluación del impacto económico y financiero en las cuentas públicas y en el crecimiento ó decrecimiento económico.

 

Información y transparencia para la creación de un mercado financiero de infraestructuras

Artículo redactado para la revista Tecniberia

El mundo de la ingeniería es un mundo complejo, con multitud de oportunidades, en multitud de campos diferentes. Y hoy, más que nunca, debemos contemplarlo así.

Si  los que operamos en este mundo, nos parásemos a pensar en cuáles son las oportunidades de inversión que existen en él, entendiendo por oportunidades de inversión, al menos, las siguientes clases:

A.- Empresas que necesitan capital, tanto si cotizan en bolsa como si no.

B-. Proyectos de investigación que necesitan financiación.

C.- Proyectos de infraestructuras en cualquiera de sus fases (diseño, construcción, explotación, renovación, reversión, etc.)

Enseguida nos daríamos cuenta de que no conocemos ni siquiera el 10% del total de posibles oportunidades existentes, y no hablo a nivel mundial, sino a nivel local. Y si a nivel local es el 10%, a nivel global, este porcentaje se reduce drásticamente.

Y esto se debe, fundamentalmente, a que no existe una forma fácil y accesible de obtener información sobre el tema. Y no es porque no tengamos herramientas, posibilidades y tecnología. Es más bien porque existe todavía mucha opacidad, muy poca transparencia, que está asociada a un punto de vista propio del sector. Un punto de vista que no contempla todas y cada una de las iniciativas, empresas, proyectos, etc. como un activo financiero, sino como un proyecto de ingeniería.

Ese punto de vista está bien, nos ha traído hasta donde estamos ahora, pero ahora, las necesidades son acuciantes, y figuras y agentes nuevos están introduciéndose en el sector, y cambiando la dinámica. Y ese cambio puede ser muy bueno, si nosotros cambiamos el punto de vista.

Estas figuras y agentes nuevos han entrado en el sector debido al  auge de las Participaciones Público Privadas, y con la indefectible necesidad que va a haber de ellas de aquí hacia delante, su presencia va a ser cada vez más importante, y sus formas de operar obligan a redefinir esquemas, conceptos, y hasta el propio mercado.

Y esto, para los agentes clásicos del sector puede ser muy bueno, si sabemos aprovecharlo.

Ese aprovechamiento comienza por definir, de manera clara, cada empresa, cada proyecto, cada licitación, cada iniciativa, como un activo financiero. Un activo financiero que ofrece una determinada rentabilidad, y un determinado riesgo. Un activo financiero que necesita una determinada financiación.

Si trabajamos para:

a)      Definir y acotar bien la rentabilidad y el riesgo de cada iniciativa.

b)      Definir bien las necesidades de financiación.

c)       E informamos a todo el mercado tanto de lo primero como de lo segundo

Información y transparenciaEn primer lugar, ganaremos mayor conocimiento sobre el proyecto y la iniciativa, y en segundo lugar, estaremos generando mercado, generando conocimiento y generando posibilidades, ganando poder de negociación, ya que, indefectiblemente, si la iniciativa está bien trabajada, y bien informada, a los mayores niveles que conozcamos, estaremos generando y trabajando, para un mercado de inversores mucho mayor.

No es lo mismo llamar a las puertas de los cuatro bancos de siempre, que publicitar, a nivel mundial, que necesitamos financiación de un importe determinado, que ofrece una rentabilidad determinada.

Es cierto que este paso no se puede dar sin más, ya que existen determinadas normativas, y determinadas regulaciones que hay que cumplir, pero si nos fijamos en la fórmula del crowdfunding (http://www.universocrowdfunding.com/) , ¿qué es lo que nos impide aplicarla a cualquiera de nuestros proyectos y de nuestras iniciativas?

Y si aplicando la fórmula del crowdfunding, después lo mejoramos, asegurando la  rentabilidad y financiación que se necesita, ¿de verdad no ganaremos poder de negociación? ¿de verdad no generaremos nuevas oportunidades para nosotros?

Y si no nos quedamos sólo en el nivel individual, sino que poco a poco todo el sector empieza a hacer lo mismo, ¿no se ganará en conocimiento, no se generará incluso ventaja competitiva, no se producirá una nueva forma de entender y de generar negocio?

Porque no es lo mismo que nuestros proyectos estén atados de pies y manos por un endeudamiento insostenible, a que hayamos conseguido inversores que creen en nuestro proyecto, y que hayamos diseñado la inversión de tal manera que sea viable y razonable, tanto para nosotros como para ellos.

Y entre lo primero, y lo segundo, la principal diferencia es información y transparencia. ¿Por qué? Porque dinero hay. Inversores razonables también, que además, se están quedando sin posibilidades de invertir de forma razonable. Solamente hay que encontrar la vía de llegar hasta ellos. Y hoy en día, la mejor vía, es la información y la transparencia.

Y cuando me refiero a información y transparencia, incluyo ahí la introducción de las “pruebas” razonables que hacen que ese activo financiero es de verdad, un activo financiero. Es decir, que el estudio de rentabilidad y riesgo es riguroso, lo suficiente como para que genere confianza y credibilidad a los inversores.

No creo en un sistema de calificación de riesgos, ni en un sistema de acreditaciones, sino en proporcionar la información y la transparencia necesaria, como para que los inversores puedan tomar decisiones estando bien informados. El riesgo es subjetivo, y su percepción también, siempre. Lo que no es subjetivo es la información bien proporcionada y transparente.

Bien, podemos decir, ya hemos definido todo bien como activo financiero. Tenemos la información y somos transparentes, y, ¿ahora qué? Pues ahora, a difundir la información. Bien sea a través de plataformas colectivas parecidas al crowdfunding, bien a través de las redes sociales, bien a través de la realización de fórums especializados donde se reúnen inversores y necesidades, bien a través de cualquier iniciativa que se nos pueda ocurrir para hacer accesible la información. Generando información, se genera mercado. Generando mercado, generaremos más información. Y así, sucesivamente.

Pero, lo importante, ante todo, y antes que nada, es que podemos  cambiar nuestro punto de vista. Cambiemos el punto de vista, y nuestro sector cambiará con él.

“El cambio es ley de vida. Cualquiera que sólo mire al pasado o al presente, se perderá el futuro” John Fitzgerald Kennedy