Archivo del sitio

Experimentando a través del cuerpo

El pasado sábado dirigimos un taller de autoconocimiento a través del cuerpo. Fue un taller experimental, que repetiremos periódicamente.

Taller experimentalLa idea básica que está detrás del taller es la de proporcionar un espacio dedicado a la experimentación, a la búsqueda, a la observación y el desarrollo de una mirada interior, hacia nosotros mismos.

No se dan pautas predeterminadas, salvo dos, que son básicas:

1.- Desarrollar la posición de observador de uno mismo, sin juicio, para tomar nota de lo que vayamos sintiendo y pensando.

2.- Moverse libremente, lo más libremente posible, fuera de convenciones, fuera de querer hacer movimientos bonitos, precisos, armónicos.

Trabajando el cuerpo, moviéndonos libremente, según lo que vayamos sintiendo, en función de la música, y sólo de la música y de nuestro cuerpo, y observando, nos vamos dando cuenta de cuestiones, que, a veces, pueden llegar a ser muy importantes, sobre nosotros mismos, y sobre nuestra relación con la realidad, y con los demás.

Muchas veces saldrán emociones, y reacciones que nos sorprenderán, y lo único que tenemos que hacer, entonces, es tomar nota, y dejar tiempo y paso a la reflexión.

Proponemos aquí un proceso de cartografía de nosotros mismos. De nuestra geografía subterránea e íntima. Para la cual los demás no tienen explicaciones, sólo nosotros las tenemos, y las tenemos dentro.

Es cuestión de buscar…y de experimentar…

 

Amar las preguntas

A nosotros nos gustan las preguntas. Mucho.

Nos gustan porque, si están bien formuladas, nos abren puertas. Nos ayudan a reflexionar. Nos ayudan a encontrar nuevos caminos. Nos ayudan a crecer.

A las preguntas hay que darles tiempo. No se pueden contestar instantáneamente. Las mejores preguntas son aquellas que te dejan pensando. Que te dejan en silencio exterior, y en barullo interior.

A veces, se tarda mucho en responder a una pregunta. Pero siempre llega. De una manera o de otra. Así que, paciencia…

Las posibilidades de las preguntasAMAR LAS PREGUNTAS
Ten paciencia con todo aquello
que no se ha resuelto en tu corazón
e intenta amar las preguntas por sí mismas,
como si fueran habitaciones cerradas
o libros escritos en una lengua extranjera.
No busques ahora las respuestas
que no estés preparado para vivir,
pues la clave es vivirlo todo.
Vive las preguntas ahora.
Tal vez las encuentres, gradualmente, sin notarlas,
y algún día lejano llegues a las respuestas.

RAINER MARÍA RILKE