Archivo del sitio

Irresponsabilidad corporativa

Se habla mucho de responsabilidad social corporativa, de responsabilidad social empresarial, y de todos sus sucedáneos y variantes.

La semana pasada, en un curso, oímos a uno de los profesores, afirmar que no sobrevivirá ninguna empresa que no sea responsable con la sociedad y con el medio ambiente en el que desarrolla su actividad, y que las empresas cada vez son más conscientes de que deben hacer un esfuerzo grande en la gestión en estos aspectos.

A nosotros, no nos gustan estas grandes frases y estos esfuerzos, y preferimos enfocarnos en todo lo que hay de irresponsabilidad corporativa en el ejercicio de la gestión. Nos preguntaréis que qué es eso de irresponsabilidad corporativa…

e7e64039c7e850bde3d500638b4f33ff

Fuente de la imagen: http://bit.ly/1sLjsfr

Irresponsabilidad corporativa para nosotros es:

1.- No entender que una empresa es una sociedad de personas, y que como tal, un aspecto de la gestión debe ser el poder facilitar la creación de un espacio generador de confianza y de seguridad.

2. No entender que antes que dedicar un % de la caja a labores sociales, sería mejor atender a que las personas que conforman la sociedad empresarial, puedan llegar a fin de mes.

3.- No entender que un aspecto básico de la gestión es conseguir el mejor equipo posible, con la mayor experiencia posible. Dejar fuera de la selección a personas de un determinado rango de edad, y condición, mientras se da dinero para favorecer la inclusión de colectivos desfavorecidos, es incongruente.

4.- No hacer por intentar disminuir las diferencias salariales brutales, en algunos casos, entre distintos colectivos funcionales.

5.- No comunicar una y otra vez los objetivos a conseguir y la estrategia empresarial.

6.- No compartir información entre departamentos, direcciones y unidades de negocio.

7.- Aceptar un cargo y una función, y no ponerse a ello desde el minuto cero. Estar a medias, o no estar.

8.- No formarse ni entrenarse de forma continua, y no formar ni entrenar de forma continua.

9.- No escuchar y no preguntar.

10.- Tener un discurso corporativo incongruente con la realidad de las decisiones empresariales.

La mayoría de las empresas, si no casi todas, pecamos en estos puntos, y en unos cuantos más. La responsabilidad corporativa comienza cuando decides ver, ser consciente, de todos aquellos puntos en los que incurres, y comienzas a ver qué posibilidades hay para ir eliminándolos, uno tras otro.

Lo demás, la gran mayoría, no deja de ser una acción cosmética, de marketing en algunos casos, de lavado de conciencia en otros, y de pura inconsciencia, también en otros.Dejémonos de hablar tanto de RSC y RSE y empecemos a ver dónde cada una es irresponsable, corporativamente…